CÓMO REACCIONÉ ANTE UN TUMOR

CÓMO REACCIONÉ ANTE UN TUMOR
18 / noviembre / 2021

Tras un pequeño parón estoy encantada de estar de vuelta. Me apasiona mi trabajo. Me apasiona ayudar a las personas. Pero el 15 de julio decidí dejar mis comunicaciones porque necesitaba descansar. Y lo que iba a ser para un mes se ha convertido en cuatro meses.

Durante los dos primeros meses me fui a mi playa. Ese lugar dónde realmente recargo las pilas. Por supuesto, no dejé de pasar consulta. Este es el verdadero motor de mi vida ya que cuando lo hago el tiempo se para y soy absolutamente feliz. Pero es importante saber cuándo parar, hay que saber cuándo hay que recargar pilas.

De hecho, tuve la valentía en septiembre de comenzar una pequeña reforma en mi hogar. Al estar con las pilas recargadas y con mi canal de resiliencia a tope, todo ha sido sencillo, además de haber elegido un buen equipo, clave de éxito en las reformas. Quiero deciros que a día de hoy sigo de reformas… se sabe cuándo se empieza, pero no cuando se acaba.

Pero ahora hoy quiero contar mi película, por la que escribo este post. Quiero compartir mis vivencias para ayudar a más personas, nunca para victimizarme.

El 24 de septiembre tenía mi revisión ginecológica, tocaba mamografía y ecografía. Cuando yo me hago estas pruebas jamás miro la pantalla. Estoy absolutamente tranquila, serena y relajada, pero ese día me di cuenta de que ocurría algo. Había alguien de prácticas y efectivamente, le estaban enseñando un bultito que había salido en mi pecho. Les pregunté si debía preocuparme y me dijeron que no. Pero ya sabéis cómo es esta cabecita loca. Mi zona de seguridad se había tambaleado y mi intuición decía: ¡¡ojo no te relajes!!

El martes siguiente era el cumpleaños de mi hijo pequeño. Y hasta ese día intenté no pensar en ello, pero al acabar la celebración no pude más y me fui directa a Internet a buscar los resultados de manera online. En la fotografía se veía claramente ese pequeño bulto, ese pequeño tumor, pero el informe escrito no aparecía por ningún lado. Decía que había un error a la hora de descargarlo.

El martes la doctora se echó las manos a la cabeza, efectivamente, había habido un error en el protocolo y había un tumor en mi pecho izquierdo y un bulto sospechoso en el derecho. Ella me ha llevado en mis dos últimos embarazos y fue que me realizó una histerectomía, con lo cual mi confianza en ella era ciega. ¡Pero los protocolos no habían actuado! A partir de ahí tuve que hacerme una punción que pude adelantarla al viernes de esa misma semana, pero lo malo fueron 15 días de espera para tener los resultados.

En esos 15 días la media de un buen sueño serían cuatro horas al día. No estaba preocupada. Simplemente estaba paralizada, disociada, era como si mi cuerpo, mi mente y mis sensaciones corporales estuvieran desconectadas.

Gracias a Dios el resultado fue absolutamente positivo, todo había sido un susto, un mal sueño. Y, como de costumbre, le doy gracias a cada una de las crisis y sucesos vitales importantes que me han ocurrido en mi vida para aprender de ello.

Es por ello que hoy quiero compartir con vosotros mi experiencia y las necesidades de una persona que está atravesando por esas circunstancias, así como los consejos de cómo actuar ante alguien que está en esta situación.

¿CUÁL ES LA MEJOR MANERA DE AFRONTAR UNA SITUACIÓN EN LA QUE TE DIAGNOSTICAN UN TUMOR?

  1. Actúa. La preocupación no sirve de nada. Ocúpate de aquello que esté en tus manos de solventar, como en mi caso, fue aquella llamada, aunque no sirvió de nada porque los protocolos no se activaron y adelanté la cita de la punción.
  • Maneja la incertidumbre. En esos momentos solo hay incertidumbre. Y lo único que puedes hacer es darle un poquito de certidumbre. Por supuesto que no hay que mirar en Internet qué es lo que ha ocurrido a otras mujeres. Pero lo que yo sí mire en Internet era lo que ponía en aquel diagnóstico que me dieron. Y lo que significaba que solo había un 10% de probabilidad de ser cancerígeno. No mire nada más. No podía tener más certidumbre hasta llegar el día que me dieran los resultados.
  • Ve con calma. Ante una circunstancia así, puedes volverte loco o loca y comenzar a buscar cualquier alternativa. Otros médicos, una dieta especial, yoga, etcétera. Pero para mí lo más importante fue esperar a los resultados finales y a partir de ahí, decidir qué actuaciones tomaba. Eso me liberó de mucho estrés.
  • Aumenta tu resiliencia. Cada día te levantarás de una determinada manera. Y lo que tienes que hacer es tratarte con amabilidad, intentar que no haya mucho ruido interno y sobre todo, mantener la fe y la esperanza. Yo siempre decía todo irá bien, todo irá bien. Como digo yo, la fe mueve montañas. Y el resultado finalmente fue positivo gracias a Dios. En mí resultaba curioso esta frase. Porque en ningún momento recé. Pero lo que sí hice fue mucha meditación. Y, sobre todo, tratarme desde un lugar compasivo y mucho amor hacia mi misma.
  • Rodéate de aquellos que te puedan acompañar. No todo el mundo sabe sostener ante una situación así. Y no todo el mundo te puede dar lo que tú en este momento estás necesitando. Así que, aunque te duela, decide de quién te rodeas. Y quizá no debes rodearte de tu madre si te pone nervios@. En mi caso, prácticamente no se lo oculté a nadie. Y antes de hacerme la punción lo comenté con mis hijos, porque ellos tienen que darse cuenta de que todos somos vulnerables, es la vida misma y no quería andar escondiendo la realidad, necesitaba muchísima tranquilidad.

¿CÓMO DEBEN ACTUAR QUIENES ACOMPAÑAN?

  1. Valida su dolor sin minimizarlo, sin compararlo con otros duelos ni experiencias. Ahora es su momento, no el tuyo, deja de hablar de ti y de tu dolor. Es el momento de reconocer el suyo. Cuando sufrimos no necesitamos que nadie nos rescate, solo que nuestro dolor sea visto, validado y abrazado.
  1. No busques soluciones. Queremos de la vida solo las experiencias positivas y ante el dolor preferimos buscar soluciones. Pero lo mejor es acompañar desde el estar, desde el ser, sin hacer. Es el momento de solo estar. El dolor es una experiencia emocional común que no necesita ser solucionada, sino sentida desde la presencia. No quieras saber más que los médicos: “Yo ya sabía que eso iba a ser bueno”. “Si hubiese sido malo te lo hubiesen dicho en el momento». Todo ello puede generar ansiedad e incertidumbre.
  1. Pregúntale qué necesita. Cada persona es un mundo y cada persona va a necesitar algo diferente. Ayuda en lo concreto: trae comida, llévala en coche al médico, limpia su casa. Pero no le digas eso tan manido de “aquí estoy para lo que necesites”.
  1. No le cargues con tus penas. En estas situaciones menos es más. Necesita que estés a su lado, entendiendo que no está en tus manos cambiar esa situación. El proceso lo tendrá que hacer cada uno a su manera y a su ritmo. No le transmitas ni tu dolor, ni tu preocupación. Es el momento de sostener a la persona que está pasando por este diagnóstico, por esta situación vital.
  1. Aporta amor y paz. Cada persona recibe el amor de una determinada manera y lo da de otra, en función de cómo sea esa persona y sus necesidades ofrécele todo tu amor y compañía.

Pues como veis, no me he aburrido en estos cuatro meses. Lo que he aprendido es mucho: ¿Cómo actúa nuestro sistema nervioso? Cómo se queda paralizado ante una situación complicada, ante una situación de alarma, ante la adversidad, ante un evento traumático, porque una punción, aunque parece una tontería, es un evento traumático hacia tu cuerpo. Y con esto solo quiero dar muchísima luz a todas las personas que están atravesando cualquier enfermedad complicada desde el famoso cáncer, a problemas de fertilidad, abortos, fobromialgia y múltiples enfermedades. Con todos vosotros está mi energía, está mi amor, porque yo de esta me he salvado. Pero todos nosotros somos vulnerables. Hay que estar preparados para cualquier adversidad. Por eso es imprescindible tener una buena resiliencia Y así aumentar tu capacidad de Superación de los sucesos vitales de la vida y por eso es imprescindible parar cuando tu cuerpo te está avisando. Os deseo lo mejor y ojalá podáis ayudar con este post a muchas personas que estén pasando por esta situación.

Califica esta entrada
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Te puede interesar...

EL ANSIOLÍTICO NATURAL: LOS RITMOS DE AUTORREGULACION

EL ANSIOLÍTICO NATURAL: LOS RITMOS DE AUTORREGULACION

26 / noviembre / 2020

Sabías que nuestro cuerpo como el de cualquier ser vivo se autorregula de manera natural. Gay Gaer Luce galardonada con el premio American Psychological Association decía, “No saber que tenemos una estructura temporal es como no saber que tenemos...

Leer más
¿CÓMO MANEJAR LA INCERTIDUMBRE?

¿CÓMO MANEJAR LA INCERTIDUMBRE?

08 / julio / 2020

En esta nueva normalidad, nos encontramos en que nuestra mayor preocupación es qué va a pasar en el futuro, nada parece predecible. La gran mayoría de las familias aún no tiene claro si podrá irse de vacaciones, si volverán a cerrar fronteras,...

Leer más

Deja un comentario