15 CONSEJOS PARA MANEJAR EL ESTRÉS

15 CONSEJOS PARA MANEJAR EL ESTRÉS
03 / diciembre / 2020

¿Sabías que 4 de cada 10 españoles sufren estrés de manera continua? Afecta al 60% de los trabajadores según el INE. Otros estudios señalan que padecen estrés el 71% de la población.  Por tanto, me atrevo a decir que el estrés es el gran problema de nuestra sociedad y que de él derivan otros problemas físicos y psíquicos.
Se produce estrés cuando percibes que las demandas del medio son superiores a los recursos de que dispones.  Es una respuesta natural de nuestro sistema ante las situaciones que percibe como un desafío, una alarma o un problema.
El estrés es una emoción, es una respuesta rápida e instintiva ante la interpretación que hacemos de una situación, ya que se da una activación cerebral ante lo que se percibe del medio. Para hacerle frente, intenta adaptarse a esas situaciones, y esto implica poner en marcha una serie de procesos fisiológicos, cognitivos, emocionales y de conducta. Por tanto, el estrés dispara estas respuestas con el objetivo de resolver la situación para luego volver todo el organismo a la normalidad, el problema surge cuando no es posible controlar la situación, los procesos se mantienen activos durante un largo periodo y pueden volverse crónicos, desencadenando en estrés crónico o ansiedad.
El estrés produce ansiedad, pero el individuo que padece ansiedad no necesariamente padece de estrés. Si quieres saber la diferencia entre ambos te animo a que escuches el podcast que hice en su día aquí
Los aspectos en los que influye el estrés son:

  • Alteraciones físicas: problemas cardiovasculares (taquicardias, problemas de tensión), trastornos respiratorios (sensación de falta de aire), trastornos que afectan al sistema inmune (cansancio y falta de energía general, gripes o resfriados continuos), trastornos endocrinos y gastrointestinales (diabetes o hipoglucemia ,malestar de estómago, alteraciones en el apetito, diarrea o estreñimiento, mayor sudoración), insomnio (dificultades para conciliar o mantener el sueño), problemas musculares y dolor crónico (dolores de cabeza, sequedad en la boca, contracturas musculares, problemas de espalda o de cuello), trastornos bucodentales (apretar las mandíbulas), trastornos sexuales, trastornos dermatológicos y por último problemas de fertilidad (algo que trabajo desde el momento en el que llega una pareja con problemas para ser padres).
  • Alteraciones emocionales y de conducta: tendencia a la depresión (sensación y estado de ánimo negativo, desesperanza, reducción de la capacidad de disfrute, pensamientos negativos, autocrítica), incremento de la ansiedad (miedo, nerviosismo, confusión, llanto fácil, impulsividad), problemas alimenticios (comer más o no comer), irritabilidad, reducción del rendimiento y de la capacidad de aprendizaje (dificultad para tomar decisiones, olvidos y distracciones frecuentes), aumento de adicciones (alcohol, drogas), alteración en las relaciones con otros (crítica desmedida, trato brusco).
  • Alteraciones a nivel laboral: aumento del absentismo (tanto por problemas físico como emocionales), disminución del rendimiento (aumento de errores, mayor tiempo para poder concentrarse y ser eficiente), disminución del interés por el trabajo, disminución de la creatividad, conflictos personales con el resto de equipo.

Aunque creas que no, puedes poner en marcha diferentes mecanismos para gestionar mejor lo que la vida nos pone delante de una manera equilibrada:

  • Alimentación saludable: poco y bueno, si llevas una alimentación basada en lo que nace de la tierra mejor, ya que un exceso de carne y grasas saturadas te restarán claridad mental. Elimina todo aquello que es tóxico: alcohol, café, snacks, dulces, etc.
  • Mantente siempre activo: igual que tu coche necesita gasolina, tu cuerpo también. El ejercicio segrega las hormonas de la felicidad que contrarrestan el estrés. Si estás en el trabajo muchas horas sentad@ no dejes de moverte, levántate de la silla y pasea siempre que puedas. (poner aquí el link al podcast del ejercicio)
  • Tómatelo con calma: las prisas son inversamente proporcionales a la calidad, si vas despacio llegarás más lejos. Tenemos unos ritmos de autorregulación que si los sigues llegarás al final de la jornada con menos estrés y mayor energía. Cada 90 – 120 minutos (dependerá de cómo te encuentres) necesitarás 20 minutos de pausa de cara a restaurar tu mente y tu cuerpo, en esos 20 minutos puedes hacer llamadas, ir al baño o caminar un poco.
  • Respira:  cuando vas a la cama bostezas porque ya estás entrando en modo relax total, pues de la misma manera haz expiraciones de manera prolongada y consciente, de esa manera estarás regulando tu sistema nervioso.
  • Medita o haz auto hipnosis: estresados estamos en modo lucha o huida. A menudo nos desconectamos y no sabemos ni cómo hacemos las cosas. Como decía mi profe de meditación vamos como una gallina descabezada. Para volver a la dignidad de un elefante de diría que meditases a diario y de vez en cuando en tu lugar de trabajo. Pero si no sabes vamos a jugar con los recuerdos de aquellas situaciones o personas que te hacen sentir genial. A mi me va genial irme a la playa ante una situación de estrés, por lo que si voy al dentista cierro los ojos y me voy a la playa a sentir la brisa, el olor, y en bienestar en cada célula de mi cuerpo. Recuerda estados de bienestar a menudo y verás como tus niveles de estrés bajan.
  • Rodéate de buena gente: el mejor elixir para que se vayan las preocupaciones es una buena compañía y risas. Elimina la gente tóxica de tu vida y sobre todo en el trabajo, sólo te envenenarán.
  • Vive el presente: deja de lamentarte por el pasado y angustiarte por el futuro. Conéctate con lo que estás haciendo en estos momentos. Haz una casa cada vez, hazlo al 100% y hazlo ya.
  • No renuncies a tus sueños: Quien abandona las cosas que ama y sabe hacer desconecta con el sentido de la vida. No dejes de hacer aquello que te aporta valor y da sentido a tu vida, saca tiempo de dónde sea para ello.
  • Sé amable y agradecido: sonríe y mantén una actitud afable, de esta manera inundarás tu cuerpo de buena energía y de felicidad, pero además emitirás hacia los demás buenas sensaciones.
  • Gestiona tu tiempo: Planifica en tu agenda los diferentes eventos: desde la entrega de un proyecto, hasta la llamada para coger cita al médico. Revísalo mensual, semanal y diariamente para evitar sorpresas y poder gestionar mejor tu día a día. Llega siempre 10 minutos antes a tus citas.
  • Pon límites: de manera asertiva, con elegancia y firmeza. Si no puedes llegar a todo, simplemente di NO. Comprométete con aquellos objetivos y tareas (tanto a nivel laboral como personal) con lo que puedas cumplir de manera realista y relajada.
  • Cuida de tu vocecita: mejor no te hables si lo vas a hacer mal. Lo ideal es que te concentres en lo que estás haciendo y no parlotees para tus adentros. Si esto te resulta complicado simplemente repite un mantra.
  • Duerme: Mantén las horas de sueño que necesitas para tu mejor rendimiento. Ve a la cama lo antes posible y si no puedes dormir, repite un mantra hasta que lo consigas.
  • Escucha música relajante: No es ninguna tontería, ya que regula tu nervio vago y por tanto el sistema nervios según la teoría polivagal. De la misma manera canta. Todo ello te ayudará a concentrarte. Aprovecha tus desplazamientos para ello.
  • Fluye con la vida: Acepta lo que viene sin luchar, de manera flexible. Sácale partido positivo a todo, incluso a lo malo. No hay nada mejor que saber adaptarse al cambio.



Califica esta entrada
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Te puede interesar...

SÁCALE PARTIDO A ESTE VERANO

SÁCALE PARTIDO A ESTE VERANO

23 / julio / 2020

Estos días dudaba sobre hablar de cómo pasar este verano, ya que éste será uno de los más atípicos que pasaremos en los últimos años. Pues sí, es un verano tan atípico como yo cuando me considero una atípica psicóloga. Así que vamos a...

Leer más
TRABAJADORES PRESIONADOS

TRABAJADORES PRESIONADOS

17 / junio / 2021

CÓMO ESTÁ IMPACTANDO LA PANDEMIA A LOS TRABAJADORES Estrés, presión, desmotivación, incertidumbre… Así se están encontrando mucho de mis clientes. Y es algo habitual en el mundo empresarial, no es nada nuevo preguntar en los...

Leer más

Deja un comentario