CÓMO FUNCIONA NUESTRA MENTE

CÓMO FUNCIONA NUESTRA MENTE
08 / junio / 2022

LA NEUROPLASTICIDAD DEL CEREBRO

No deja de sorprenderme lo poco que sabemos todavía sobre el funcionamiento de nuestro cerebro.

¡Hay tanto aún por descubrir!

Pero empezamos a saber algunas cosas, como que el cerebro es “neuroplástico”, es decir, que tenemos la capacidad, al menos hasta cierto punto, de “modelarlo”.

Y esto es una gran noticia, porque si podemos modelar nuestra mente, está claro que podemos dirigir nuestra vida.

Al igual que entrenamos nuestro cuerpo para conseguir nuevos retos y para hacerlo más flexible, podemos y debemos entrenar nuestra mente de cara a encontrarnos más equilibrados y poder transitar mejor los desafíos de la vida.

CONSCIENTE E INCONSCIENTE

Un paso previo a esta “remodelación” y absolutamente necesario, es conocer la relación que hay entre nuestra mente consciente y nuestra mente inconsciente.

Se ha escrito mucho sobre el inconsciente desde que Freud convirtió́ este concepto en la clave del psicoanálisis hace poco más de un siglo.

Por eso voy a tratar de explicarte en pocas palabras y de forma sencilla qué son el consciente y el inconsciente.

Nuestro consciente es esa vocecita interior que nos acompaña y que nos hace sentir muy bien cuando nos decimos cosas bonitas (afirmaciones positivas), pero que también es capaz de llevarnos a un callejón oscuro si solo nos decimos cosas negativas (rumiaciones negativas). Es la parte racional del cerebro desde donde se aprenden el lenguaje, las matemáticas, etc.

El inconsciente en cambio, es esa parte “oculta” de nuestra mente que actúa sin que nos demos cuenta, de forma automática. Es el encargado de ir acumulando las experiencias, aprendizajes y herramientas necesarios para nuestra supervivencia. Es una parte muy grande de nosotros mismos. De hecho, el 95% de nuestras actuaciones las dirige nuestro inconsciente.

Por esta razón, a menudo se usa la comparación con un iceberg para explicar el papel del consciente y el inconsciente, solo lo que se ve es la parte consciente que no es más que un 5% y el resto está en el fondo.

El inconsciente alberga, por tanto, numerosas respuestas automáticas de las que no somos conscientes y que a menudo funcionan como barreras limitantes ante la vida. Es lo que se llama creencias limitantes.

Las creencias pueden limitarnos o darnos la fuerza para conseguir aquello que anhelamos. Se trata de convicciones que tenemos “instaladas” en nuestra cabeza, ya sea por patrones heredados de la familia o por experiencias vividas. Esas convicciones o creencias condicionan qué pensamos, qué sentimos y cómo nos comportamos. Por ejemplo, si cuando eras muy pequeña te decían que no servías para nada, es muy probable que estés llena de inseguridades y a menudo te sientas incapaz. O, si te dijeron repetidamente que no podías confiar en los hombres, probablemente tengas relaciones de pareja un tanto complicadas.

En su momento asumimos esas ideas como ciertas porque de alguna forma nos protegían, pues ya hemos visto que el inconsciente actúa porque “cree” que nos protege. Y, como el cuerpo sigue al inconsciente, muchas veces se bloquea para protegernos del dolor. Por ejemplo, si has sufrido en tu familia desgracias como una abuela que murió́ en el parto, una madre o una hermana esquizofrénica, muertes tempranas, abortos, etc., el cuerpo puede seguir la orden del inconsciente de no quedarte embarazada para evitar situaciones dolorosas como esas.

El problema lo encontramos cuando algunas de las creencias se vuelven obsoletas al cabo de un tiempo porque cambian nuestras circunstancias, sin embargo sigue creyendo que son ciertas y las aplica a nuestro día a día de forma automática. Así, en lugar de ayudarnos, esas creencias, esos automatismos, nos perjudican e impiden nuestra evolución como personas.

¿SE PUEDE CAMBIAR LA MENTE?

Claro que sí. Pero hay que bajar del automatismo de tu día a día y llevar una mirada a tu interior que te ayude a entenderte mejor y a liberarte de aquello que pueda estar bloqueándote. Es necesario poner en duda lo que hasta hoy has estado contándote sobre la realidad.

Lo primero es tomar conciencia de ello, hacerlo consciente, darle luz. A partir de ahí hay que hacer un trabajo de aceptación, de reconocimiento, de integración. No siempre es fácil, pero es el camino que seguir.

Tal vez necesites un proceso terapéutico con técnicas como EMDR, hipnosis, PNL o Constelaciones Familiares, que ayudan a llegar al inconsciente y a partir de ahí construir un nuevo futuro, una nueva realidad.

Nuestro cerebro no está a acostumbrado a adaptarse, nuestro cerebro está entrenado para sobrevivir y es por ello por lo que va a depender mucho de nosotros el moldearle.

Pero insisto en la buena noticia: tú puedes seguir sembrando para que ese iceberg cambie, porque ahí te están esperando todos los nuevos recursos que hay en ti a nivel inconsciente.

«El CEREBRO no es un vaso por llenar, sino una BOMBILLA que hay que ENCENDER»

¿TE ATREVES A SOÑAR?

Califica esta entrada
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Te puede interesar...

MANTÉN VIVA LA LLAMA DEL AMOR

MANTÉN VIVA LA LLAMA DEL AMOR

12 / agosto / 2020

Cuando me preguntan si una relación de pareja es para siempre, a mi me encantaría decir que si, pero claro, siempre depende de cómo sea esa relación. Cualquier relación se puede convertir en rutinaria y la clave de tener una relación saneada con...

Leer más
SÁCALE PARTIDO A ESTE VERANO

SÁCALE PARTIDO A ESTE VERANO

23 / julio / 2020

Estos días dudaba sobre hablar de cómo pasar este verano, ya que éste será uno de los más atípicos que pasaremos en los últimos años. Pues sí, es un verano tan atípico como yo cuando me considero una atípica psicóloga. Así que vamos a...

Leer más

Deja un comentario