HIJO ÚNICO

HIJO ÚNICO
15 / marzo / 2022

Sí, mi hijo es único, como cualquier persona en este planeta.

En el podcast de hoy traigo la historia de una auténtica guerrera, una mujer que luchó contra viento y marea para ser madre.

Llegó por primera vez a mi consulta en enero del 2018 con el tesón de ser madre, tras haber sufrido ya su primera pérdida. A partir de ahí tubo otro aborto, varios intentos con fecundación in vitro sin éxito y finalmente tuvo a su hermoso y deseado hijo Miguel de manera natural. Tras un parto muy complicado quiso tener otro bebé y tras varias intentos tuvo un embarazo ectópico por lo que decidió fluir con la vida y disfrutar de su maravilloso HIJO ÚNICO.

Para ella el esfuerzo por ser madre ha sido agotador a la par que traumático. Como ella otras muchas madres con suerte consiguen tener un hijo, pero otras muchas ni siquiera uno.

EMPATIZA CON SU DOLOR

El dolor que sienten al ver sus expectativas de vida truncadas es enorme. Ellas imaginaron desde algún momento de su vida un estereotipo de familia que finalmente no han podido conseguir, un hecho para lo que casi nunca están preparadas, porque como digo en mi libro Abona tu Fertilidad, la fertilidad aún es un tema tabú en esta sociedad y hay que empezar a psicoeducar sobre ello. De hecho la recaudación de este libro va destinada a un proyecto sobre la educación en las escuelas sobre fertilidad a través de la Red de Infértiles de España.

Me pidió que escribiera sobre el tema y le invité a que lo hiciera ella. Si os quedáis hasta el final espero que empaticéis y aprendáis con su desgarradora historia, de lo que ha de vivir en silencio ante los comentarios de cualquier persona en su entorno, incluidos los sanitarios.

SU HISTORIA

“No tenía más de 6 ó 7 meses cuando la vecina de mis padres, una señora relativamente joven y de generaciones más modernas, me dice: “este niño necesita un hermanito para no aburrirse en casa”.

En las rutinarias sesiones del pediatra, madres o personal sanitario en general, te dicen: “ya verás, con el segundo todo te será más fácil, se crían solos”.

No ha habido un segundo en nuestras vidas que no hayamos deseado dar a nuestro hijo un hermano, hemos hecho todo lo que estaba en nuestra manos pero con todo el dolor de mi corazón NO HE PODIDO VOLVER A SER MADRE.

Estoy hasta las narices de los tópicos, de los prejuicios, de las opiniones de los demás, de comentarios como “este niño necesita un hermano”, “¿Le vas a dejar solo, no te da pena?”, “mi hijo tuvo un descuido y uff, lo mejor que han hecho, darle una hermanita a Alejandro”. Y yo, con la cara desencajada, me armo de valor y respondo, “Miguel no va a tener hermanos, pero vamos, no tiene ningún problema, ¿dónde ves que necesita uno?” Acto seguido me tengo que marchar porque me pongo a llorar.

Apenas damos a luz y parece que la gente no quiere vivir el momento presente tan maravilloso de tener un hijo.

Si ya antes de quedarme embarazada, eran preguntas constantes del tipo: “bueno qué, se te va a pasar el arroz”, “¿hay novedades?”, “¿te has quedado ya embarazada?”, por fin consigues quedarte embarazada después de tanta lucha y tanto dolor y parece que no es suficiente.

¿PODEMOS PARARNOS Y VIVIR EL MOMENTO PRESENTE? ¿PODEMOS AGRADECER A LA VIDA, SIN MÁS?

Ser hijo único parece que aun está mal visto en esta sociedad en la que vivimos, ya solo con el calificativo “hijo único” lo están etiquetando.

He llegado a leer en algunos blogs el concepto de “bimadre”, o “trimadres”, o qué sé yo. La palabra “madre”, sin más, ya no existe. Esto lo que me lleva a pensar es que ¿hay que tener más de un hijo para que la sociedad te considere una madre? O ¿soy menos mujer o menos madre por no poder tener más hijos? ¿Con un hijo soy peor madre que el resto de las madres con familia numerosa?… ¿Se nos está yendo la cabeza?…

Ser hijo único tiene ventajas e inconvenientes, como todo en la vida. No le he podido dar un hermano/a, pero lo que he aprendido con el tiempo es que querer haber tenido otro hijo tenía más que ver con mi deseo de tener dos hijos, que en la creencia de que se quedaría sólo. Opino que no voy a traer al mundo a una persona ya etiquetada, con un peso en sus espaldas, ¿tiene que venir solo para que mi hijo tenga un hermano? ¿Y si no se llevan bien? ¿Y si por tener un hijo más, voy a condicionar la vida o el futuro del otro?

El hijo único no es un niño mimado, ni un niño más consentido ni más sobreprotegido que si tuviera hermanos, todo dependerá de la educación que sus padres den a ese niño.

Tampoco tiene dificultades para relacionarse con otros niños ni comparte menos que si tuviera hermanos. Conozco a niños con hermanos que no sueltan su juguete, pero a ese no se le cataloga, al mío sí.

Veo a mi alrededor familias con varios hijos que no les prestan la atención que necesitan, porque básicamente no llegan. Mi hijo no crecerá con otro hermano/a pero no tiene ningún tipo de carencia afectiva, tiene amigos, primos, tíos, profes, y sobre todo nos tiene a nosotros, sus padres, para darle todo el amor y toda la atención posible. Mis días son más que completos con él, le doy el 100% de mi capacidad de amar y de escucha.

No sé cómo habría sido con un bebé en casa, eso nunca lo sabré, pero lucho a diario para que mi hijo no tenga ningún tipo de carencia emocional por no tener hermanos y así conseguir la estabilidad, la fuerte autoestima y seguridad necesaria que deseo que mi hijo alcance, nada más.”

Y así termina su testimonio y se puede percibir que es un grito de aliento, de respeto.

Con sus palabras solo espero que entre todos seamos muchos más cautos con los mensajes que lanzamos al aire, con lo que se escribe y se publica en redes, con los tópicos sociales que tanta carga ponen en las espaldas de la gente.

Pertenecemos a una sociedad abierta y libre, pero creo que se está estableciendo cierta censura selectiva y con esto me refiero a que no se pueden decir algunas cosas porque es una auténtica barbaridad, pero sin embargo decimos ciertos tópicos sin ánimo de ofender y ojo, que no sabes a quien tienes enfrente. Aboguemos por una comunicación consciente y respetuosa.

A todas las mujeres e hijos que os habéis sentido identificadas con este post os mando todo mi amor y reconocimiento y os dejo mi mantra para los hijos únicos: Sí, mi hijo es único, como cualquier persona en este planeta.

Califica esta entrada
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Te puede interesar...

¿CUÁL ES TU LENGUAJE DEL AMOR?

¿CUÁL ES TU LENGUAJE DEL AMOR?

10 / septiembre / 2020

El amor mueve montañas. Para muchos la palabra más importante de nuestro diccionario es el amor. La necesidad de sentirse amado es una necesidad emocional primaria en el ser humano. En nuestra naturaleza es importantísimo sentirse amado por otra...

Leer más
ACEPTANDO EL DIFÍCIL CAMINO A LA FERTILIDAD

ACEPTANDO EL DIFÍCIL CAMINO A LA FERTILIDAD

24 / septiembre / 2020

Si eres una de esas parejas o mujeres que están buscando ese embarazo y no llega, lo primero que te preguntas es ¿Por qué a mi no? ¿Qué he hecho yo para merecer esto? Al igual que cuando te dan una mala noticia o tienes que asumir una enfermedad...

Leer más

Deja un comentario